futuro de los negocios

Los negocios del futuro

Nuestro mundo se vuelve cada vez más volátil, complejo y ambiguo, los cambios se aceleran y aumenta la incertidumbre.  Adaptarse no siempre es fácil, pero es la única oportunidad que tienen las empresas si quieren sobrevivir a este nuevo entorno.

El mundo ha cambiado y esta época es muy especial, no estábamos preparados para lo que pasaría, ocurrió de golpe, alguien apagó la luz y paró el motor. Un simple virus paralizó el mundo durante un tiempo, y después se volvió a poner en marcha, pero no ha sido lo mismo, y no solo hablando en términos econonómicos, sino en términos humanos, y de medio ambiente también, es una nueva época en el mundo de las empresas y el trabajo. Tenemos que adaptarnos a esta nueva realidad, ya que por ahora no sabemos cuando acabará el período coronavirus, entre rebrotes y el tan temido mes de octubre. Durante estos días, con varias personas con las que he hablado, autónomos con diferentes tipos de negocios o trabajadores asalariados, todos coinciden en este cambio, algo nuevo ha surgido a raíz de la pandemia. 

La clave es empezar por resolver nuestros problemas de forma distinta,

orientarnos y sacar provecho a este nuevo y cambiante universo

Vemos que tenemos que cambiar nuestro trato, nuestra actitud ante la vida, los negocios y la familia. Todo depende de cuán abiertos estamos a este cambio. Un cambio en los valores de lo que producimos y lo que consumimos. 

Un cambio en lo que producimos, hacia empresas sostenibles con el medio ambiente. Si algo nos ha mostrado claramente la naturaleza durante el confinamiento, es lo bien que le sienta estar sin nuestras fábricas ni industrias funcionando, y para ser más exactos, qué bien le ha ido y cómo de rápido se ha recuperado en estos días de confinamiento sin humanos contaminando y ocupando todo. Algo no estábamos haciendo bien, y eso no podemos ni negarlo ni obviarlo.

Y un cambio en nuestros hábitos de consumo, hacia un consumo responsable y sostenible, responsable con la naturaleza y con los los seres humanos, eliminando tendencias tóxicas como el «fast fashion» tan perjudiciales para el medio ambiente y que vulnera muchas veces los derechos de los trabajadores, y basado en realmente consumir lo que necesitamos con responsabilidad.

El mundo de los negocios está pasando por una  época de transición. pasamos de unos principios que nos guiaron por generaciones (como especulación, producción masiva, maltrato medioambiental),  a unos principios totalmente nuevos que vamos a tener que implementar en los negocios para poder perdurar, basados en el bienestar de las personas y el respeto del medio ambiente.

La cuestión aquí es que para poder implementar estos nuevos principios y transformar nuestros negocios, no basta con que lo haga el gerente o director, sino todos los trabajadores de la empresa deben pasar por esta transformación

El entorno de los negocios está cambiando

Cuando se cambia un entorno empresarial, surge como un reformateo o rediseño, las empresas pasan por muchos cambios y se tienen que comenzar a establecer un nuevo entorno laboral. Pero para poder establecer este cambio, y adaptarse al nuevo entorno,  los gerentes o propietarios de negocios tienen que se los primeros en hacerlo.

En una primera fase es  la aceptación de que estamos ante una nueva etapa que requiere un cambio esencial, en el mundo y en los negocios.   

Después surgirá la pregunta ¿es mi negocio bueno para el entorno que me rodea? ¿es beneficioso para las personas? ¿qué les aporta?

Está claro, que el negocio del futuro tiene que ser un negocio:

  •  Que aporta valor a las personas y a la sociedad. 
  • Que es sostenible con la naturaleza y con el medio ambiente
  • Que se preocupa por el bienestar de sus trabajadores, y fomenta las relaciones positivas dentro de la empresa
  • Que se preocupa por sus clientes/consumidores, actuando con transparencia y lealtad.
  • Que se preocupa en definitivas cuentas por toda la sociedad

En una segunda fase En el nuevo mundo de los negocios, todos los trabajadores tienen que estar conectados en una mínima medida, esto es imprescindible. Imprescindible para el buen y sano funcionamiento de la empresa. 

Existe una metodología, que me gusta particularmente llamada el Enfoque Circular, que es un método de conexión entre las personas, que fomenta las relaciones positivas, la empatía hacia el otro y la responsabilidad mutua. Y a través de cursos, formaciones de equipo, talleres de trabajo, se fomentan estos nuevos principios y se generan unas relaciones positivas que ayudan a cada uno de los empleados y a la organización en su conjunto.  Se produce un proceso de conexión en el que los trabajadores sienten que dependen unos de los otros, y que son responsables también por ellos mismos y por los demás. Las personas se hacen conscientes de que:

“El éxito depende de la implicación de cada uno y de la buena conexión entre todos.”

Así pues, en estos momentos de cambios tan importantes que hemos vivido y estamos viviendo, el adaptarse hacia esta «nueva normalidad» en los negocios, no consiste solo en aplicar las medidas de higiene y protocolos, ni el trabajado en remoto, sino que se trata de un cambio a un nivel más profundo, de conciencia personal y empresarial.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad